¿Cuáles son las claves?

Cuando nos planteamos hacer una web o blog, una de las cosas más importantes es escoger bien nuestra plantilla.

A no ser que queramos una plantilla completamente a nuestra medida, lo cual no es barato, pero si posible, lo mejor es tener en cuenta qué es lo indispensable antes de tomar nuestra decisión.

Y lo principal es que sea una plantilla altamente customizable.

¿Qué significa customizable?

Significa que tienes que poder cambiar los colores, tipo de letra, personalizar los menús, etc.

Aparte de eso, tienes que tener en cuenta que antes de hacer cualquier cambio en tu plantilla es indispensable crear un tema hijo o Child Theme.

Si no lo haces así, cuando haya actualizaciones, cualquier cambio que hayas hecho en tu plantilla se va a perder.

Lo más recomendable es que busques una que se ajuste lo más posible a lo que te gusta para tener que hacer los menos cambios posibles.

Si tu plantilla no tiene amplias opciones de personalización y si no dominas un poco el lenguaje CSS, tendrás que ayudarte de un profesional para que tu web tenga el aspecto que quieres.

Además tienes que tener en cuenta la velocidad de carga, los plugins que te obliga a tener el tema y muchos más factores.

¿Puedes hacerlo por tu cuenta?

Si claro, pero sin conocimientos quizá no sepas luego actualizar tu plantilla.

Una de las dificultades con la que te puedes encontrar consiste en que normalmente para actualizar una plantilla deberás hacerlo vía FTP. Eso requiere que tengas conocimientos para hacerlo a través de tu servidor de alojamiento web subiendo el fichero al servidor.

Hay profesionales como yo que te podemos asesorar sobre qué plantilla puedes escoger. Pero ten en cuenta que tendrás que tener ciertos conocimientos, sea como sea la plantilla, para que encaje perfectamente en tu proyecto y mantenerla al día.

Y si eso te roba mucho tiempo, siempre puedes contratar nuestro Mantenimiento a la Carta.

¿Dónde encuentro una plantilla de calidad?

Hay muchos mercados de plantillas, uno de los más famosos es Envato Market o ThemeForest. En ambos hay miles de plantillas. Aunque no todas se pueden modificar libremente, es sumamente importante mirar bien las características antes de decidir. Leer la «letra pequeña».

Una de las más vendidas es Bridge, una plantilla muy visual, con muchas opciones, pero con cierta lentitud de carga.

No obstante, viene con interesantes plugins incorporados y es compatible con Woo Commerce, aunque también tiene el handicap de incompatibilidad con plugins ajenos.

Así pues, es una decisión importante y si no estás seguro, pide asesoramiento, porque es una de las claves de la imagen de tu web.