¿Sirven para posicionarnos mejor?

 

Existe el falso mito de que las etiquetas y categorías favorecen el posicionamiento en los buscadores.

Esta creencia no es del todo cierta. 

El verdadero propósito no es otro que el poder ordenar y presentar la información de la forma más adecuada.

Las categorías y etiquetas se utilizan básicamente para índices y agrupaciones.

Así podemos agrupar los contenidos, por ejemplo si tenemos una Empresa de electrónica podríamos hacer una página donde se mostraran las categorías “enchufes” ó “herramientas” ó “componentes”, etc.

Si tuviéramos una tienda de productos para repostería podríamos dividir nuestras categorías en “utensilios” ó “colorantes”. A su vez haríamos sub-categorías con las etiquetas, por ejemplo, dentro de “utensilios” tendríamos “moldes”.

El problemas de aplicar las mismas etiquetas a un montón de artículos crea duplicidades que no sólo no nos ayudan en el posicionamiento, si no que nos pueden perjudicar. Google y otros buscadores penalizan contenidos duplicados. Si no lo hacemos bien corremos un gran riesgo.

Así que usar las categorías y etiquetas con sentido común es esencial.

Y tener su principal propósito en mente, nos puede ayudar a tener una web donde facilitar la navegación sea el principal objetivo.

Que junto con un correcto uso de la información aplicado a nuestras opciones de SEO si posiciona.

Así pues mi recomendación es que si tienes mucho contenido y modificarlo es una gran labor, aplica esta máxima a tu contenido futuro.

No por usar 10 etiquetas te encontrarán antes ni mejor.